Iván Hermes: “Esta nueva experiencia me ha traído mucha paz”

Texto y Fotos – Albert Roca. Entrevista realizada en el hotel H10 Casanova .

El actor Iván Hermes, después de una dilatada trayectoria televisiva y teatral, vive una etapa especial como cantante. A la espera que le lleguen nuevos trabajos, lo podemos ver cantando en la calle con su inseparable ukelele. Un hecho que no hubiera imaginado hace unos años, pero que le reporta valiosas experiencias ante un público inesperado.

©Albert Roca

Recientemente se está hablando mucho sobre tu faceta de cantante en la calle. ¿Quieres explicar o matizar alguna cosa?

El tratamiento que se le dio, desde el mundo periodístico, al titular resultaba alarmante y dramático, y no es así, en absoluto. Esta experiencia vital, me ha servido para encontrar una manera digna de ganarme la vida. He podido comprobar como una situación limite y compleja, que te saca de la zona de confort, puede ser detonante para descubrir un nuevo talento que no esperabas tener, como ha sido mi caso.Y por ello esta nueva experiencia me ha traído mucha paz. Ahora mi cuerpo sabe desde la experiencia que, ante una situación difícil, no solo no se me caen los anillos, si no que de todo ello pueden surgir cosas maravillosas. Eso es lo que quise transmitir en la entrevista, y siento, que los titulares que se eligieron ayudaron a desvirtuar.

©Albert Roca

¿Pero te habías planteado antes cantar?

Para nada. Yo cantaba solo en el coche o en la ducha, como todo el mundo. Y eso lo hace aún más sorprendente y mágico. De alguna manera tras tocar fondo, mis talentos se amplificaron para afrontar la situación. Y esto ya se queda conmigo.

¿Y qué haces?

Hago un collage de cosas que leo en el instagram, y con ellas, frases mías, y la música del ukelele.. voilà… . Y casi diría que tengo un estilo propio. Los temas que trato son el amor y la conciencia.

¿Cómo fue tu primer día que cantaste en la calle?

En mi primer día me pinté de payaso negro, y fui a la plaza de Urquinaona en Barcelona. Como eran los primeros días que la gente salía a la calle en la pandemia, puse un perímetro de distancia de metro y medio. Yo estaba muerto de miedo esos primeros días y vi que poco a poco la cosa funcionaba. Es el trabajo en el que más me he expuesto en mi vida. Piensa que el público, por lo general, no te espera y puede que no desee verte, nada que ver con una función de teatro. Mi sentido del ridículo lo tenía muy trabajado pero imagínate ahora. Durante muchos años he sido actor y he sufrido de miedo escénico y ahora después de haber estado tocando en la calle me siento capaz de afrontar cualquer papel. He hecho un máster de enfrentamiento conmigo mismo.

©Albert Roca

¿Y el actor sigue cuanto cantas?

Por supuesto que sí. Y lo hago porque muestro emociones a través de mi voz, y allí sigo interpretando. Es fascinante. Me siento una especie de juglar moderno.

¿A dónde te puede llevar este camino?

No pienso en ello. Voy sin expectativas ya que ha venido todo de manera inesperada. Si mis canciones gustan y las puedo compartir, ya sea en la calle o en una sala de conciertos, bienvenido sea. No tengo pretensiones especiales. Pero sí que me veo de viejito tocando el ukelele y cantando tan feliz.

©Albert Roca

Tienes un carácter muy optimista. ¿Y ese optimismo lo ves con las lecciones de la pandemia?

Cuando tocas fondo y vas a la raíz del conflicto pasan cosas maravillosas. Y muchas veces no nos dejamos caer del todo. Y en la pandemia la gente estuvo tres meses sin hacer nada y sin hacer planes y esto es maravilloso. Esto no pasa ni en las vacaciones. Todo esto nos ha cambiado la vida, a algunos para peor pero a muchísima gente a mejor también. Y soy optimista en este aspecto ya que cada uno ha tenido su propio viaje y su propio despertar. Tenias que estar en el presente presente y para mí fue una bendición. Y ha servido para valorar el hecho de un encuentro, de abrazarse, de tantas cosas… Por ello me reafirmo que ha sido un gran y positivo aprendizaje.

Recordando tu trayectoria, uno de tus primeros papeles fue el de Flipe en Al salir de clase. ¿Te gustó que fuera un personaje tan complejo?

No hay drama ni arte sin conflicto. El conflicto es lo que nos mueve a todos. Hace poco que leía el libro de un terapeuta “El camino menos transitado” y hablaba de que la vida son problemas, y es lo que nos mantiene vivos. Y Flipe era un personaje conflictivo y tenía por donde tirar.

… como en la obra “Roberto Zucco”, en la que estuviste en el Centro Dramático Nacional

Roberto Zucco tenia una carga emocional muy grande. Es un antisistema, un hombre que quiere ser libre y quiere desaparecer del mundo. Tiene  un sueño y ha decidido seguirlo aunque sea matando a su propia madre. Y aunque no comulgo con esto último si a nivel simbólico, y me gustaba su concepto de la búsqueda de la libertad.

©Albert Roca

¿Un valor añadido como actor es conocer hechos históricos? ¿Qué descubriste interpretando Manuel I de Portugal en Isabel?

Me sorprendieron varias cosas, como la de que mi personaje financió muchas expediciones al extranjero, “el rey marítimo” le decían y le gustaba mucho la música. Fue un lujazo investigarlo.

¿Y acompañaba la caracterización la ropa de época que llevabas?

Siempre digo que cuando más te caracterizan y más lejos de ti está tu personaje, la máscara se hace más grande. Hay una cierta libertad que te da como intérprete,estás más a salvo.

¿Es duro el ritmo de una serie diária?

La preparación es “Sálvese quien pueda”. En una serie diaria intentas sobrevivir lo más dignamente que puedes, ya que, a veces tienes que preparar cada día 9 escenas. Es una verdadera locura pero aprendes muchísimo.

Volvemos a tus personajes, el de Santos Mercader, en Servir y proteger….

Era demasiado malo y se olía que le iban a matar enseguida. Era terrible. Era intocable y nadie le podía hacer nada y muy provocador. Y son interesantes estos personajes ya que hacer el mal es muy divertido, sobre todo por que te permite transitar experiencias que en la vida real tendrías consecuencias rerribles. Jugar a hacer el mal es terapéuticamente muy bueno.

©Albert Roca

¿Y cómo los preparas?

Todos tenemos bagaje de hacer de todo. Y interiorizaba momentos de gran rabia que tuve de niño.

Eres un gran padrazo. ¿Cómo te sentiste cuando llegó el momento de tener un hijo?

Lo único que ocurre es que de repente, sientes que hay alguien en este planeta que es más importante que tu mismo. Eso lo cambia todo. Y de mi hijo lo que me preocupa es que tenga una autoestima fuerte.

Para finalizar. ¿Qué es lo mejor de los rodajes?

Como en la vida. Lo mejor de las experiencias es la gente. Los momentos que hemos tenido con ellos, que hemos compartido una escena, una comida, una charla… Somos seres sociales. Al final lo mejor de un proyecto es la gente que lo hace.

Más información y contacto con Iván Hermes

Iván Hermes

Instagram: @ivanhermes.oficial

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: