“No estamos locos” de El Gran Wyoming -Editorial Planeta-

el
Texto – Redacción-Prensa Editorial Planeta.
“No estamos locos”, de El Gran Wyoming -Editorial Planeta-. Este manifiesto recoge con humor, ironía y crítica la indignación, la pasión y el sarcasmo que hoy sacude a nuestra sociedad.

no-estamos-locos

“En estas páginas os cuento el origen de por qué estamos atrapados en este terrible momento político e ideológico. Quiero que pensemos, que recuperemos las ganas de rebelarnos contra todo lo que no funciona, porque como dicen muchos españoles: «Nosotros no hemos hecho nada para merecer esto». ¡Y tienen razón!

Éste es un texto necesario para el momento confuso que estamos viviendo, un libro muy sincero y ambicioso que hace una burla crítica de diálogos y situaciones reales”

¡Vamos allá!

                                   El Gran Wyoming

El libro

El polifacético José Miguel Monzón, más conocido como El Gran Wyoming, deja por un momento la televisión para ofrecer a los lectores un relato, lleno de humor, ironía y crítica social en el que cuenta crudamente porqué estamos atrapados en este terrible momento político e ideológico.
Con intención de hacer pensar al lector y de que le entren ganas de rebelarse, Wyoming usa una prosa sin adornos que nos muestra el origen de lo que estamos viviendo en la actualidad.

Un texto necesario para el momento confuso que nos ha tocado vivir. Un texto que no va a dejar a nadie indiferente, porque el autor pone los puntos sobre las íes a la actualidad. Un texto serio que analiza con profundo sentido crítico las situaciones por las que estamos pasando.

No estamos locos es un libro para agitar la memoria histórica y escrito de memoria, en el que el autor pone un punto de sensatez a la realidad. Su lectura es un constante travelling de acercamiento a hechos que están sucediendo en los tiempos que corren, que no por conocidos dejan de ser interesantes y casi siempre desconsoladores, y que han tenido, para tristeza de este país, repetidos antecedentes desde hace un par de siglos. El libro es un “tratado que pretende ser un humilde referente de la peculiar historia del ser humano llamado español, desde sus orígenes hasta nuestros días. El lector encontrará respuestas a preguntas tan frecuentes como: ¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿adónde voy? Y, sobre todo, ¿por qué se lo llevan con tanto descaro?”.

Se trata, pues de “un proyecto muy ambicioso”, no tanto por las preguntas, sino por la personalidad y el perfil del autor, hombre que al comenzar a escribir ha tenido que inventar todo, ya que “este tipo de trabajos se abordan desde el conocimiento o la erudición”, cualidades de las que el autor afirma carecer. De ahí que en el libro no aparezca el típico apartado dedicado a la bibliografía. No se ha recurrido a libros de consulta, sino, más bien al contrario, está escrito “de cabeza”.

¿Es una obra objetiva? Rotundamente no. “Este libro está escrito desde el desprecio. Ese mismo que sienten los que llevan en el poder desde hace siglos, salvo breves períodos de interinidad, por este pueblo llano (…). Tampoco es un tratado complaciente, porque la desvergüenza delictiva de la élite que nos gobierna en lo político y en lo económico no tiene equivalente o referente en nuestros vecinos del norte y, no digamos, del Lejano Oriente, donde los presuntos expoliadores de lo público dimiten y, más tarde, en algunos casos, se suicidan. Nosotros no conocemos ni la primera fase, aquí el presunto brama exigiendo el restablecimiento del honor, pero jamás de lo sustraído”.

No estamos locos es un libro coral de la derecha española, con un reparto de lujo, en el que no falta nadie. Desde Franco hasta nuestros días. Es un álbum de los ¿líderes? sociales, políticos y económicos (todos ellos liberales, por supuesto). Un retrato ácido, de aquellos que nos han gobernado o gobiernan. Por sus páginas desfilan presidentes de gobierno con sus ministros y adláteres en las comunidades autónomas, diputaciones y ayuntamientos. Los que ponen voz a este país, en muchas ocasiones con gruesas palabras. Y les acompaña la larga sombra de algunas de sus decisiones más turbias.

No faltan los padres de la Constitución, la mayoría venida del Antiguo Régimen; ni los artífices de la Transición, muchos de ellos con pasado en el Antiguo Régimen; ni los ministros democráticos con pasado azul mahón o rojos de turbio currículum convertidos ahora en ideólogos de la derecha; ni los empresarios egoístas y trincones, ni los curas que trabajan en monopolio para el Estado, ni los jueces plegados al poder ejecutivo. Todos haciendo patria bajo la bandera de la “Marca España”. Una idea reforzada con el papel “muy español de estar al servicio de personajes patéticos aclamados por huestes que jamás osan contradecir al líder”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s