“LA MÁSCARA DE VENUS” -Editorial Planeta-, de Venus O’Hara. Las memorias eróticas de la sex blogger más influyente de España

Texto – Redacción-Editorial Planeta.

“La máscara de Venus” -Editorial Planeta- de Venus O’Hara,  son unas memorias sobre el descubrimiento del cuerpo y del placer. Un excitante relato que nos describe la evolución sexual de su protagonista, la propia autora, quiendejará de ser una joven universitaria inocente para dominar todas las reglas del juego sexual. La historia empieza en el norte de Inglaterra con su relación con un hombre enigmático y contradictorio. A través de él, e inspirada en la novela La Venus de las pieles, Venus descubre su fantasía sexual más íntima: someter al hombre que desea a sus caprichos.

venus

Una confesión sincera y provocadora, en el que Venus O’Hara nos habla de su sexualidad tal y como la ha vivido y sentido: con toda la naturalidad del mundo

Los primeros juegos

La máscara de Venus, cómo bien reza su subtítulo, son las memorias eróticas de una mujer entregada al deseo. Un placer conquistado a lo largo de los años y las experiencias, e impulsado por la curiosidad infinita.

La narración se inicia con el descubrimiento de una sexualidad que progresa desde los primeros encuentros, donde el juego y el sentimiento se entrelazan ya con un deseo más complejo. Para ello O´Hara hace un recorrido por los hombres que han marcado su vida sexual y sentimental. James, su primer novio, con inclinaciones fetichistas y sumisas es quien adentra a la autora en el mundo del BDSM. “Tenía diecinueve años; y a menudo esos tres años de diferencia me parecían muchos más, porque él había pasado un año sabático viajando por todo el mundo y era mucho más experimentado en absolutamente todo”, describe la autora.

Esa primera relación significó el descubrimiento de una sexualidad que busca la satisfacción sobre todas las cosas, que profundiza en el deseo y descubre paraísos alternativos para el placer.“Aprovechamos cada oportunidad para tener sexo, algo que no era fácil. Hicimos rapiditos en la capilla del instituto, en aulas vacías, en parques (si hacía buen tiempo) y, cuando podíamos, en habitaciones de hoteles cutres. Cada vez superó la anterior y pronto me enganché al sexo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s