“REYES DEL ASFALTO. La época dorada del running en EE. UU” -Editorial Contra-. Cameron Stracher. A la venta el 5 de marzo

el

Texto – Redacción-Editorial Contra. Fotos – Editorial Contra.

Era 1978. Jimmy Carter era el presidente de los EE. UU., el precio de la gasolina estaba por las nubes y los norteamericanos se apretaban los cinturones subyugados por la crisis económica. Sin embargo, en las librerías, The Complete Book of Running de Jim Fixx se vendía como rosquillas. La medalla de oro de Frank Shorter en la maratón de los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972 había puesto las carreras de larga distancia en el mapa y conquistado a un público cuyas preferencias estaban en el béisbol y el fútbol americano. De pronto, la práctica del jogging pasó a llamarse running y parecía que América entera hubiera descubierto su verdadera pasión.

42_34020939dc4f68 copia

Ese verano, un joven de la Universidad de Oregón, Alberto Salazar, se enfrentó en la mítica Falmouth Road Race a Frank Shorter, el campeón olímpico, y a Bill Rodgers, el campeón de la Maratón de Boston. Salazar sucumbió en el último kilómetro ante Rodgers —que batió el récord de la prueba— y acabó al borde de la extenuación. Se habían sentado las bases de una rivalidad histórica.

Para Shorter, Rodgers y Salazar, correr era tan conflictivo y dramático como un combate Ali-Foreman. Cada uno luchaba por superar los hitos conquistados por los otros dos y, por ello, contribuían a que sus competidores lo dieran todo en cada nuevo reto. En consecuencia, sus triunfos impulsaron a una nación indolente que languidecía frente al televisor a aparcar el mando a distancia, calzarse las zapatillas deportivas y salir a quemar el asfalto.

Reyes del asfalto -Editorial Contra- cuenta la historia del running durante sus años de esplendor, de 1972 a 1982, cuando Shorter, Rodgers y Salazar conquistaron el imaginario del público norteamericano. Cuando hoy en día el running experimenta un boom parecido a escala planetaria, Reyes del asfalto evoca aquellos tiempos en los que tres hombres lucharon por sacar lo mejor de sí mismos para lograr lo inalcanzable y arrastraron consigo a todo un país en su carrera hacia la gloria.

reyes_asfalto copia«En Reyes del asfalto, Cameron Stracher evoca la energía, la excitación y el milagro de las grandes carreras de fondo en Estados Unidos desde 1972 hasta 1982. Con gran lujo de detalles, el relato sigue a Frank Shorter, Bill Rodgers y Alberto Salazar en sus grandes victorias durante una era en la que se convirtieron en iconos del deporte.». Amby Burfoot, ganador de la Maratón de Boston de 1968 y director editorial de Runner’s World

«Alternando la lúcida mirada del novelista hacia los personajes y los detalles con el bagaje del historiador y su capacidad para detectar patrones y establecer conexiones, Reyes del asfalto de Cameron Stracher es un apasionante y documentado relato que narra la eclosión del running en EE. UU. y logra que la convulsa década de los 70 cobre vida en toda su extrañeza y esperanza. Stracher muestra cómo las carreras de larga distancia contribuyeron a definir a toda una generación.». John Brant, autor de Duel in the Sun y coautor (con Alberto Salazar) de 14 Minutes.

Cameron Stracher es el autor de The Water Wars, The Laws of Return, Double Billing y Dinner with Dad. Ha escrito para el New York Times y el Wall Street Journal, entre otras muchas publicaciones. Actualmente corre para el Warren Street Athletic Club de Nueva York y vive en Westport, Connecticut, con su mujer y dos hijos.

Cameron Stracher retratado por Milton Parker

«Frank Shorter, Bill Rodgers y Alberto Salazar no se propusieron en ningún momento convertirse en los héroes de una generación harta de la guerra y el malestar; su deseo consistía, pura y simplemente, en llegar a ser los mejores del mundo. Superaron las barreras que otros habían erigido y se demostraron a sí mismos que poseían la fuerza, la voluntad y la velocidad necesarias para triunfar. Y no lo hicieron por la fama o el dinero —los reglamentos de aficionados de la época les prohibían ganar un solo centavo—, sino por puro amor al deporte.» Cameron Stracher

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s