Melendi dispara amor a quemarropa

Texto Noelia Baldrich. Fotos Cori Maritan.

¡Qué bien le ha sentado la madurez a Melendi! Tras darse a conocer a demasiada gente ha pasado a ser el amigo de todos, Melen, y a reducir su lista de enemigos a una bonita canción. Después de mil vueltas, por la ‘Calle Pantomima’ de ‘Bar en Peor’ consumiéndose como ‘Una vela’ y refugiado en la ‘Melancolemia’ pensó: “creó Ramón que te estas pasando de cabrón” así que se dijo ‘Volvamos a empezar’ con Warner. Fue en 2010 cuando abrió los ojos y cerró los cerrojos de su pasado que tanto le hacía llorar.

Con 33 años y tras hacerse las espuelas de Cristo, el cantante da una vuelta de tuerca presentando un disco más elaborado y cuidado ampliando el cuerpo sonoro con el teclado . ‘Lágrimas desordenadas’ es el sexto álbum de estudio.
Con 33 años y tras hacerse las espuelas de Cristo, el cantante da una vuelta de tuerca presentando un disco más elaborado y cuidado ampliando el cuerpo sonoro con el teclado . ‘Lágrimas desordenadas’ es el sexto álbum de estudio.

De repente despertó y ahora brotan 11 Lagrimas desordenadas, un ejercicio de exorcismo musical para demostrar al respetable que ya no es aprendiz de nada, sinó todo un caballero de corazón y un artesano de la canción: ingenioso compositor, singular músico, y carismático intérprete. No será ‘La Voz’ pero sus dotes artísticas quedan grabadas en la emoción de cada lágrima.
11 lágrimas donde la voz de Melendi llega más matizada, dando la justa emoción a las palabras. Sus letras dejan de lado la “melancolemia”; el amor en esta etapa de su vida ya no escuece sino que enriquece.
11 lágrimas donde la voz de Melendi llega más matizada, dando la justa emoción a las palabras. Sus letras dejan de lado la “melancolemia”; el amor en esta etapa de su vida ya no escuece sino que enriquece.

En la noche del fin del mundo demostró en Razzmatazz que, aunque le resulte difícil creer en el destino, puede dormir tranquilo porque ha sabido plantar un jardín con enanitos lleno de pasión, de sabor, de emoción y ternura. Si este ‘Loco’ ha madurado también lo han hecho sus sensibles guerrer@s que educadamente esperaron la salida al escenario del artista. Pero una vez visto de frente se entregaron a la grandeza del delirio. Un ingente ejército de incondicionales se armaron con arrojo al son del caballero asturiano. Entre vítores y efusivos piropos sus fieles cantaron enérgicamente todo el repertorio de sus nuevas canciones. Un show que resultó demasiado corto, había ganas de más batalla musical, y eso que todos estaban satisfechos con Vodafone por el detalle de no pagar ni un duro por la entrada.
Sentado a pie de escenario, el asturiano disparó crítica social a quemarropa (camiseta con mensaje incluido) en su balada ‘De repente desperté’.
Sentado a pie de escenario, el asturiano disparó crítica social a quemarropa (camiseta con mensaje incluido) en su balada ‘De repente desperté’.

Vino a ser como un ‘Cheque al portamor’ por su fidelidad al móvil, pero incluso las llamadas de promoción gratis tienen sus límites, una hora.

Quién no tuvo límites fueron Melen y su incombustible banda (Jose de Castro, director musical y guitarra; Carlos Rufo y Javier Sanchez, guitarras; Alex Garcia, bajo, y Enzo Fillipone, batería) que demostraron ser el mejor refresco de la noche agitando a todos. Picaresco se mostró el cantante con su habitual expresividad corporal entre canallesca y sensual mientras que sus músicos ejecutaron a la perfección temas de mayor complejidad sonora ampliando instrumentalización con la incorporación del teclado. Cortaron el aire y sin remedio dispararon guerra una y otra vez.

Solo unos minutos para desplomarse ante la ‘Tortura de Liss’ que dolió más en la mente de todos que en los cuerpos presentes de la Sala 1. Pero pronto ellas las más bellas devolvieron el ritmo a la noche y la jauría se entregó de nuevo a su ‘coach’. Original fue la pulsera que la compañía de telefonía entregaba a sus clientes, los pequeños haces de luz que proyectaba hicieron que por una noche todos fuéramos en lugar de pardos ‘Gatos celestes’.

Sus gestos sobre el escenario están cuajados de simbolismo. Lo que queda claro aquí es que canta lo que siente y siente lo que canta.
Sus gestos sobre el escenario están cuajados de simbolismo. Lo que queda claro aquí es que canta lo que siente y siente lo que canta.

Lo que estuvo muy claro allí es que Melendi se ha convertido en la melodía más pagana de muchos, y que sus ‘Autofotos’ son el reflejo de muchos corazones. No sabemos que le pide a la luna pero algunos de sus sueños venían estampados en su camiseta “NO more injustice, corrupción, hunger, racism, violations, discrimination, politic??? WAKE UP”. Sin duda un sueño que pondría a más de uno patas arriba. Puede sonar a locura pero es un superman en busca de su mejor melodía por eso seguirá luchando en los asaltos que le manda la vida. Ah! pero como cualquier sujeto se apuntó aquello de “que quién no llora no mama” e hizo lo propio cerrando el espectáculo con ‘Lagrimas desordenadas’.

No hubo tiempo para bises, el único vis a vis fue con Samanta y no de 21 días, Cuatro escasos minutos sobre el escenario.

La sorpresa de la noche fue la conexión con Samanta de 21 días en Cuatro que salió al escenario para interpretar junto al artista ‘Lágrimas desordenadas’.
La sorpresa de la noche fue la conexión con Samanta de 21 días en Cuatro que salió al escenario para interpretar junto al artista ‘Lágrimas desordenadas’.

Tras finalizar sus guerrer@s se juntaban por los callejones para comentar la jugada. “Corto pero muy bueno, me gusta su progresión” apuntaba una joven pareja que minutos antes habían protagonizado algo más que su primer beso. Cuatro jóvenes se lamentaban de la brevedad pero apelaban a la lógica: “es un show y no el concierto que será en mayo en el Sant Jordi Club”. A Marc la justificación le resbalaba, quería más porque este nuevo Melendi le gusta más: “s’ha suavitzat, abans utilitzava paraules massa grolleres”. Afirmación que compartía también Alexandra: “genial, más maduro tocaba centrarse”. En el parquing un grupo de guerreras comentaba: “muy guapo, más sensible, ya estaba mayor para tanto chico malote”.
La sala 1 de Razzmatazz acogió a una legión de guerrer@s que se entregaron sin tregua: cantaron todos sus temas, se desahogaron gritando y alzaron sus vasos al son de sus melodías. Al final no llegó el fin del mundo pero si un inesperado final de la fiesta en apenas una hora. Un “recorte” que aguó la noche a más de uno.
La sala 1 de Razzmatazz acogió a una legión de guerrer@s que se entregaron sin tregua: cantaron todos sus temas, se desahogaron gritando y alzaron sus vasos al son de sus melodías. Al final no llegó el fin del mundo pero si un inesperado final de la fiesta en apenas una hora. Un “recorte” que aguó la noche a más de uno.

Una sexta partida que Melendi ha vuelto a ganar porque siempre tendrá un As en la manga: su marcada personalidad que le confiere un talento genuino y un innegable magnetismo escénico.
Melendi en el photocall minutos antes del concierto gratuito que Vodafone Music Shows ofreció para sus clientes.
Melendi, en el photocall minutos antes del concierto gratuito que Vodafone Music Shows ofreció para sus clientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s