Chanel Terrero se sincera en ELLE

Texto – Redaccion-Hearst. Fotos – Hearst.

Chanel Terrero (La Habana, Cuba, 1991) posa en un reportaje para el número de septiembre de ELLE y se sincera en las páginas de la revista sobre su nueva vida tras su paso por Eurovisión: «Para mí es muy raro todavía hoy en día saltar a la calle y que la gente se me quede mirando. Pero lo que me sale siempre es sonreír», asegura.

La artista de moda revela quiénes han sido sus pilares para afrontar la fama: las mujeres de su familia. «Las guerreras. Ellas me han enseñado a tener los pies en la tierra, pero también a ser empática, a escuchar y a estar conectada conmigo misma». Y quiénes le han inspirado para llegar hasta aquí: «Mis amigas, mis compañeras de trabajo, mi profesora de baile… Gente a la que he querido parecerme en algún momento de mi vida para ser mejor».

Chanel habla también de su nuevo papel como referente para las nuevas generaciones. «Para mí, más que una responsabilidad, esto me parece una oportunidad. Creo que es interesante ser un altavoz sobre la diversidad. Tal vez haya algunas niñas, racializadas o no, que puedan ver que es posible hacer cosas. Cuando yo era pequeña, por ejemplo, si en unos dibujos animados veía que alguno de los personajes femeninos era morenita, yo siempre me la pedía… Como Mel B, de las Spice Girls», explica.

EXTRACTOS DE LA ENTREVISTA

  • «Hay días en que te ves fatal o te sientes un patito feo y no te gustas. Pero no pasa nada, ¡no tenemos que estar siempre perfectos! Mi madre siempre dice que después de un día malo viene un día bueno. Sólo hay que dejarlo pasar. Pero no se trata sólo de no estar guapa, sino que, por tu color de piel, sientas que te están juzgando o encasillando, cuando ni siquiera te han escuchado hablar o te ha dado tiempo a sonreír. Hay mucha gente que se sorprende todavía, tal vez porque esas personas a lo mejor no lo viven, pero es una realidad».
  • «Nunca se me ha pasado por la cabeza dejar esta profesión, porque me llena, porque me encanta y porque forma parte de mí. Y en las épocas oscuras, justo cuando rozo con la puntita de los dedos el suelo, sucede algo que te vuelve a colocar en otro sitio».
  • «No me considero una persona creyente, pero lo digo con la boca pequeña, porque la vida me ha enseñado que hay energías que no controlamos. Hay una vibra, algo que te conecta… Lo que sí siento es que si haces las cosas de forma alineada con tus principios y con tu razón y tu verdad, todo va a estar bien porque no estás haciendo nada mal».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: