Barcelona acoge el rodaje de Smiley

Texto – Redacción-Netflix. Fotos – Netflix.

En noviembre de 2012, Àlex y Bruno, los protagonistas de Smiley, se dieron su primer beso en un pequeño teatro de Barcelona. La obra saltó a los grandes teatros comerciales de la ciudad, enlazando temporadas hasta 2015, año en que la producción llenó dos teatros en Madrid. Para entonces el texto ya estaba traducido a varias lenguas y hasta el momento se ha versionado en Alemania, Grecia, Chipre, Italia, Chile, Puerto Rico, Uruguay, Perú, Venezuela, Miami, Nueva York, Colombia, Australia y Singapur.

Hace algunas semanas se inició en Barcelona el rodaje de su adaptación a la pantalla. Guillem Clua, autor de la obra homónima, ejerce de showrunner de esta nueva ficción, que está dirigida por Marta Pahissa y David M. Porras y producida por Minoría Absoluta para Netflix. El reparto de Smiley está encabezado por Miki Esparbé (El inocente, Reyes de la noche), Carlos Cuevas (Alguien tiene que morir, Merlí), Pepón Nieto (30 monedas, Los hombres de Paco), Meritxell Calvo (Amar es para siempre, Pulsaciones), Giannina Fruttero (La jauría, Ema), Eduardo Lloveras (Intimidad, The one), Ruth Llopis (Durante la tormenta, Valeria) y Ramon Pujol (Ciega a citas, El perfume: historia de un asesino).

En Smiley, Álex (Carlos Cuevas) acaba de tener un desengaño amoroso. Se había hecho ilusiones con un chico que, al cabo de pocas semanas, le ha hecho un ghosting de manual. Y eso no le sienta bien. Coge el teléfono y se dispone a pedir explicaciones con un mensaje de voz que tendrá consecuencias de lo más inesperadas… porque se lo acaba mandando por error a Bruno (Miki Esparbé), a quién no conoce de nada. Ese inocente primer equívoco es el primero de una cadena de acontecimientos que cambiará la vida de Àlex y Bruno para siempre. 

Smiley es la mayor historia de amor que he vivido jamás. Y como ocurre a menudo con las historias de amor, empezó con algo muy pequeño y ha ido creciendo a lo largo de los años hasta convertirse en algo que me ha cambiado la vida. En todo este tiempo Smiley ha tocado el alma de miles de personas en teatros de todo el mundo y me hace muy feliz que lo pueda seguir haciendo desde una plataforma tan orgullosa de la diversidad como Netflix. No solo porque la historia de Álex y Bruno llegará a millones de personas más, sino porque los dos estarán acompañados por un nuevo universo entero de historias de amor LGTBI. Por eso digo que Smiley es mi mayor historia de amor. Y lo mejor es que no ha hecho más que empezar”, ha afirmado Guillem Clua, autor y showrunner de Smiley.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s