CLAIRO lanza su esperado segundo álbum “SLING”. Incluye el primer single “Blouse” y “Amoeba”

el

Texto -Redacción-Universal Music. Foto – Universal Music.

El segundo álbum de larga duración de Clairo, Sling, tiene un encanto propio, agraciado con la calidez propia de una amable y grata época lejana, fruto íntegro de su brillante e inquieta mente. Para crear una obra con semejante lujo de detalles, la cantante, compositora y multi-instrumentista de 22 años ha participado en la producción junto al galardonado con Globo de Oro/Grammy, Jack Antonoff, grabando en los famosos Allaire Studios de New York y haciendo cada tema con una infinidad de inesperados adornos: opulentos arreglos de cuerda, texturas de ensueño de Moogs y Mellotron, voces  con cuatro capas superpuestas para crear un efecto majestuoso, pero tierno a la vez.

Como desvela Clairo, las letras de Sling se centran en la reciente adopción de su perra Joanie. “Cuando me quedé a Joanie, comencé a cambiar mis rutinas y costumbres por otras más saludables, con la intención de crear un entorno donde ella se sintiera a gusto y feliz”, dice. “Me hizo ser consciente que, sin embargo, no lo había hecho para mi, y que era necesario que me tratase con el mismo respeto que tengo por los demás o por algo que de verdad me importa”.

“Sling” es la continuación de su debut de 2019, Immunity—un álbum que entró en la lista de lo mejor del año de Pitchfork, The Guardian, Noisey y NME—Sling se asimila mejor en su fascinante integridad. “Blouse”, una de las numerosas canciones que cuentan con coros de Lorde, ofrece una callada reflexión sobre el degradante comportamiento de los que detentan el poder. “Creo que mucha gente sabe que hay que renunciar a una parte de si mismo para poder ser escuchado”, dice Clairo. “Finalmente alcanzas llegar al sitio que llevas tiempo queriendo llegar y, cuando por fin lo logras hay un tipo mirándote el escote”. Su debut con Republic Records, Sling, brinda incontables momentos de epifanía para Clairo, un factor que ella atribuye a los alrededores encantados de los Allaire Studios. Y aunque un número de músicos invitados contribuyen a los arreglos caleidoscópicos del disco, la mayoría de la instrumentación es de Clairo y Antonoff. El resultado es un ambiente perfecto para las composiciones de Clairo, otorgando espacio abundante para su exploración de la enfermedad mental, las expectativas insatisfechas, y la lucha por regalarnos amor y gentileza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s