Gabriel y Luna, hijos de Rossy de Palma, posan por primera vez juntos en HARPER´S BAZAAR

Texto – Redacción-Hearst. Fotos – Hearst.

Es un compacto clan de tres, Rossy, la madre, y Gabriel y Luna, los hijos. Pero este grupo, unido por un profundo respeto, es mucho más. Luna es torrencial, abierta, luminosa, habla mucho y con seguridad. Gabriel es tímido y carismático. Los dos, como su madre, son muy artistas.

Gabriel estudia Cine aunque «Dibujar es lo que hago sin parar desde que era pequeño. Me produce mucho bienestar y no lo hago para mostrarlo sino para mí. Estudio Cine porque creo que me ayudará a contar lo que quiero contar, que igual acaba en un cómic”. Y además es músico autodidacta y es precisamente ese interés por la música lo que les ha unido desde niños. «Yo he estudiado piano toda la vida y Gabriel estudiaba violín –cuenta Luna–. A mí me costaba mucho trabajo, mi instrumento es mi voz. Recuerdo que el año que mi hermano dejó el violín empezó piano y en seis meses avanzó solo casi lo mismo que yo en ocho años. Ahora le ha dado por el bajo y también ha aprendido solo. Me da una envidia…».

Luna estudia Humanidades y Comunicación Digital pero además ha desfilado, canta y pinta «Cuanto más crezco, más descubro el valor de no tener una vocación concreta, sino tener muchos intereses combinados con cierta disciplina para profundizar y no quedarse en la superficie de todo y el fondo de nada. Esto no tiene que ver solo con lo laboral, también es una forma de enfrentarse a la vida», declara Luna. Se trata de la primera sesión de fotos de los hermanos juntos, una sesión que disfrutaron mucho ya que además de hermanos son grandes amigos «Yo soy la colega pesada que se intenta hacer la cool y él es el que es cool sin querer», resume Luna.

Los dos admiran profundamente a su madre «Es una persona con una resiliencia enorme y cada vez que la escucho decir que los momentos difíciles que vivió merecieron la pena por tenernos a Gabriel y a mí me hace quererme más y mejor», dice Luna. «Es fan nuestra por el simple hecho de existir».Y su madre, a miles de kilómetros de distancia, desde Australia donde se encuentra rodando la ópera prima de Benjamin Millepied, Carmen, les responde «Solo puedo decir que me emociono y me sorprendo cada día más de estos dos maravillosos seres que han venido al mundo a través de mí, de lo que me enseñan cada día y que mi deseo es acompañarlos y no perderme nada de su devenir. La felicidad que me procura su existencia va más allá de definición alguna, así que solo puedo dar y doy las gracias a Luna y a Gabriel por haberme elegido»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s