Entrevista a Sergio Barrejón, autor del libro “Ese brillo en tus ojos” -Planeta-, la novela de la serie “Amar es para Siempre”

Texto – Albert Roca. Fotos – © Manuel Fiestas, ©Ana Álvarez Prada, y Diagonal TV.

Sergió Barrejón, guionista de “Amar en tiempos revueltos” y “Amar es para Siempre”, se estrena como autor del libro “Ese brillo en tus ojos” -Planeta, Temas de hoy-, la novela de la serie “Amar es para Siempre”, que podemos ver en la sobremesa en Antena 3 Tv, con un gran éxito de audiéncia.

Sinopsis de la novela: 

Cubierta Ese brillo en tus ojos

Madrid, 1958. La población en la capital no deja de aumentar, y el que era un barrio modesto ha subido de categoría. La prestigiosa constructora de Emiliano Zúñiga va a echar abajo el edificio del bar El Asturiano para levantar nuevos pisos. Muchas vidas están a punto de cambiar drásticamente: negocios desmantelados, mudanzas forzosas… y secretos desvelados. Al tiempo que las excavadoras de Zúñiga empiezan a remover el suelo de la plaza de los Frutos, alguien empieza a remover en el pasado de Héctor y Asunción… y a chantajearlos. Asunción, que está en el quinto mes de un embarazo complicado, recibe la noticia de que alguien ha descubierto el gran secreto que guardan Héctor y ella: Teresa, la primera esposa de Héctor, sigue viva. Héctor y Asunción, por tanto, no solo no están realmente casados, además podrían ser acusados de falsificar el certificado de defunción de Teresa. Y Héctor, además, podría ser encarcelado por bígamo. Asunción decide afrontar el chantaje sin revelar nada a su familia. Pero pronto descubrirá que lo que le piden a cambio de mantener el secreto es algo mucho peor que dinero…

Es tu primera novela. ¿Cuál es la principal diferencia con escribir un guión?

La libertad de forma. En un guión uno es esclavo del tempo. Cuando uno escribe para un medio cuya velocidad de lectura viene determinada por sus autores está obligado a medir el tempo con la máxima precisión. Esto se traduce en la obligación casi moral de diseñar la estructura con la minuciosidad de un orfebre. Un guionista se gana el sueldo contando las historias de manera que el espectador no tenga tiempo de pensar en otra cosa mientras ve la película o el capítulo. En la novela no se sufre esta tiranía, porque la velocidad de lectura la decide el público. Un lector puede leer la novela en “modo banquete”, mientras que otro lo hará en “modo sorbitos”. Los dos la disfrutarán a su manera. El contrato que uno establece con el lector no incluye una cláusula de “quedarás pegado a la butaca”, sino más bien una de “conocerás a estos personajes mejor que su propia madre”. Mientras uno le ofrezca al lector una buena historia y unos personajes cuyos caracteres sean fascinantes, puede permitirse digresiones, paréntesis, filigranas argumentales y piruetas retóricas a placer. Y por eso, también puede uno arrancar a escribir sin haber decidido el final, ni siquiera la estructura general de la historia. Para ponerse en marcha, basta con conocer el arranque de la historia y, sobre todo, con conocer a los personajes. Para escribir un buen guión hace falta un mapa, pero para escribir una buena novela basta con una brújula.

Foto ©Ana Álvarez Prada
Foto ©Ana Álvarez Prada

Otra diferencia es la libertad máxima que tienes, ¿no?

Efectivamente, no sólo existe la libertad de forma que comentaba antes. Es que, además, no existe una autoridad creativa que esté por encima del autor. Nadie impone su criterio al novelista. Uno recibe correcciones y algunas sugerencias, pero en la jerarquía del mundo editorial, y al contrario de lo que ocurre en el cine o la televisión, el autor tiene siempre la última palabra. Esto, como es lógico, conlleva también una enorme responsabilidad.

¿La novela puede atraer principalmente a los seguidores de la serie “Amar es para siempre” o pueden seguirla también aquellos que no ven la serie?

“Ese brillo en tus ojos” no es una novelización. Es una novela. Es decir, cuenta una historia totalmente nueva, que nunca se ha visto en “Amar es para siempre”. En ese sentido, los fans de la serie no se sentirán defraudados. Es más, disfrutarán de auténticas exclusivas, porque sólo leyendo la novela se puede descubrir el secreto que se esconde bajo los cimientos de la nueva Plaza de los Frutos. Pero he escrito este libro teniendo muy en cuenta a los lectores que no ven la serie. Y he contado la historia de manera que la pueda entender alguien que nunca haya visto la serie. Eso sí, según los testimonios de algunos lectores que no eran seguidores de “Amar es para siempre” hay que acercarse al libro con cuidado: se corre el riesgo de acabar enganchándose a la serie.

¿La novela te permite profundizar en los diálogos y las motivaciones de los personajes?

Sin duda. Después de tantos años escribiendo sobre Héctor y Asun desde el punto de vista de la cámara ha sido una liberación poder introducirme en sus cabezas, contar sus sentimientos, sus ideas, sus obsesiones y sus miedos con un detalle que la cámara jamás podría captar.

En algunos momentos se describen cartas, como la de Miguel. Este hecho facilita la complicidad con los lectores, como si fueran espectadores privilegiados?

La novela está plagada de guiños, tanto a los fieles de la serie como a los recién llegados. He incluido estas escenas, por un lado, para premiar esa fidelidad de los televidentes que siguen “Amar” desde hace años; y por otro, para tender puentes a los que no conocen la serie, de manera que entrevean que el universo de personajes de “Amar” es muy rico y complejo, y que la novela sólo cubre una pequeña parte de ese espectro.

¿Qué aspectos se pueden encontrar en la novela que no se encuentren en la serie?

Cuando cerramos la última temporada de “Amar en tiempos revueltos” dejamos la Plaza de los Frutos amenazada por una espada de Damocles en forma de piqueta: el Ayuntamiento planeaba derribar el edificio del Asturiano y remodelar drásticamente la plaza. Cuando arranca la primera temporada de “Amar es para siempre” ha pasado año y medio, y estas obras ya han concluido. Cuando me propusieron escribir esta novela tuve claro que quería contar qué pasó en ese tiempo, cómo pasó y por qué. Era una época de grandes cambios que merecía ser retratada. Además, me seducía la imagen de la piqueta removiendo el suelo. Me sugería la idea de remover cosas que habían quedado enterradas, descubrir cosas ocultas, sacar a la luz secretos…

Por otro lado, está la ambientación. El Madrid de 1958, que en la serie no podemos recrear por razones de presupuesto, era un hervidero de actividad económica, que tuvo una influencia tremenda en la sociedad del momento. Es la época del auge del ladrillo, el nivel de especulación inmobiliaria no tenía nada que envidiar al que viviríamos en los noventa. Es el momento en que se está construyendo la Torre de Madrid; en que se tiran centenares de casas antiguas para construir moles de pisos; en que se multiplican los barrios en la periferia. Me he documentado mucho para contar esos años, y me resulta muy gratificante saber que la gente que vivió esa época la encuentra muy bien reflejada.

Del reparto coral de “Amar es para siempre” has centrado la trama en los personajes de Asun y Héctor. ¿Te fascina especialmente lo que les ocurre?

Son mis dos personajes favoritos de la serie. La trayectoria vital que han recorrido desde que empezaron en la serie es intensísima. Y son de las pocas parejas que han seguido siendo interesantes incluso después de enamorarse y ser felices. Normalmente, las telenovelas cuentan el impedimento del amor. Cuando el chico y la chica al fin están juntos, suele ser el final de la historia por definición. Con Héctor y Asun no ha sido así. Su complejidad ha hecho que la historia de su matrimonio sea tan interesante como la que les llevó a estar juntos.

Por otra parte, yo quería contar una historia de amor que contuviera también un elemento de misterio, de crimen. De thriller, por así decirlo. Y nada mejor que una pareja de detectives para proporcionarme esa mezcla de géneros.

Los protagonistas de la novela, Héctor (Javier Collado) y Asun (Nadia de Santiago). © Manuel Fiestas y Diagonal TV.
Los protagonistas de la novela, Héctor (Javier Collado) y Asun (Nadia de Santiago). © Manuel Fiestas y Diagonal TV.

¿La novela puede ayudar a comprender mejor a los personajes?

Después de años escribiendo diálogos para Héctor y Asun sentía que los conocía muy bien. Pero también me frustraba no poder contar muchas de las cosas que sabía de ellos, porque al fin y al cabo la cámara no puede entrar en la mente de los personajes, sólo retrata el exterior. Con la novela he podido entrar en sus pensamientos, leerles la mente y contarle al lector cosas que el espectador de la serie no puede saber.

© Manuel Fiestas y Diagonal TV.
© Manuel Fiestas y Diagonal TV.

Los dos viven una historia de amor en una época compleja. ¿Crees que el amor, de manera general, ha de triunfar por encima de todo?

Estaría bien, sí.

En la novela se habla de la presencia inquietante del pasado, que puede condicionar la vida de los personajes. Otro elemento es el chantaje… la traición, que entonces estaba muy presente, como ahora.

Siempre me ha resultado apasionante la idea del secreto enterrado que sale inesperadamente a la luz. Y en este caso particular, esa premisa me permitía generar un buen conflicto de partida para los personajes principales. Por un lado, les obligaba a ponerse en marcha como detectives e intentar investigar de dónde viene el chantaje. Por otro lado, les ponía en una situación dramática que ganaba en intensidad precisamente por producirse en un momento particularmente feliz, como es el primer embarazo.

Sergio Barrejón confiesa que Héctor y Asunción son dos de sus personajes preferidos de la serie. © Manuel Fiestas y Diagonal TV.
Sergio Barrejón confiesa que Héctor y Asunción son dos de sus personajes preferidos de la serie. © Manuel Fiestas y Diagonal TV.

Después de esta experiencia, te gustaría repetirla?

La novela ha sido mi objetivo desde que comencé a escribir, siendo un niño. El audiovisual llegó casi por accidente. No pude estudiar Psicología, como yo quería, y me decidí por Ciencias de la Información casi a regañadientes. Allí descubrí el cine y los guiones, y encontré otra forma, también apasionante, de contar historias. El trabajo en televisión y cine parecía una alternativa de vida más realista, así que año tras año fui posponiendo el escribir novelas. Ahora confío en que “Ese brillo en tus ojos” sea el primero de muchos más títulos, y espero poder seguir compaginando la escritura de guiones con la de novelas.

Habrá una nueva novela al entorno de la serie “Amar es para siempre”, con otros personajes?

Dependerá de la audiencia. Desde luego no faltan ganas ni historias por contar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s